ORTODONCIA

La Ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga de la corrección de los dientes posicionados incorrectamente. Los dientes en mala posición y los que no muerden correctamente unos contra otros, son difíciles de mantener limpios, corren riesgos de pérdida precoz debido a caries y enfermedades periodontales. Además ocasionan una tensión extra sobre los músculos de la masticación que puede generar dolores de cabeza, síndrome de ATM y dolores varios en cuello, hombros y espalda. También, los dientes girados o posicionados incorrectamente desmerecen nuestro aspecto.

Los tratamientos ortodóncicos tienen la ventaja de proporcionarnos una boca sana, una sonrisa de aspecto agradable y dientes con mayores posibilidades de durar toda la vida.

¿Necesito tratamiento de ortodoncia?

Su dentista u ortodoncista puede determinar si usted necesita un tratamiento de ortodoncia basándose en elementos de diagnóstico tales como historia clínica y odontológica completa, examen clínico, modelos en yeso de sus dientes, radiografías y fotografías.

Si usted tiene alguna de las siguientes afecciones, es probable que necesite un tratamiento ortodóntico:

  • Sobremordida: Las coronas de los dientes anteriores superiores cubren casi por completo las coronas de los dientes inferiores.

 

  • Mordida cruzada: Se presenta cuando al morder normalmente, los dientes superiores no caen levemente por delante de los antero-inferiores o ligeramente por fuera de los dientes postero-inferiores.

 

  • Mordida abierta: Espacio que se produce entre las superficies de mordida de los dientes anteriores cuando de algún lado el resto están cerrados.

 

  • Línea media desplazada: Se produce cuando la línea imaginaria que divide en el centro a los dientes anterosuperiores no se alinea con la de los dientes inferiores.

 

  • Espaciamiento: Separaciones o espacios entre los dientes como resultado de piezas faltantes o dientes que no ocupan todo el espacio.

 

  • Apiñamiento: Cuando los dientes son demasiado grandes para ser acomodados en el espacio que ofrecen los maxilares.