INJERTO DE HUESO: Guía para recuperar su SONRISA

¿Por qué necesito un injerto de hueso?

El injerto de hueso se utiliza para preparar el lecho necesario para los implantes dentales durante la sustitución de uno o varios dientes ausentes.

El hueso, es una región en la que se han perdido dientes, se estrecha y reabsorbe de la forma fisiológica con el paso del tiempo, tanto en la altura como en anchura. Como consecuencia de esto, se hace necesario injertar hueso para crear un lecho seguro para colocar implantes y conseguir resultados estéticos. Se puede utilizar también el injerto óseo como consecuencia de una enfermedad periodontal.

La perdida de hueso puede producirse por:

  • La perdida dentaria
  • Una infección localizada
  • Enfermedad periodontal
  • Trauma

 

Ventajas del injerto de hueso:

Es un proceso que ayuda a su cuerpo a regenerar el hueso. Con el tiempo, han mejorado progresivamente las técnicas y los materiales, lo cual ha limitado la necesidad de tomar hueso de otra parte del cuerpo.

Ventajas añadidas:

  • Crecimiento de hueso nuevo para restaurar el hueso perdido
  • Creación de un entorno adecuado para la colocación de implantes.

 

¿Qué puedo esperar de una intervención de injerto de hueso?

Antes de la intervención, el dentista le dará todas las instrucciones preoperatorias que debe conocer, así como todos los detalles específicos relativos al proceso quirúrgico.

Esto puede incluir los pasos generales siguientes:

  1. Aplicación de anestesia local en la zona a intervenir.
  2. Se accede al lecho quirúrgico mediante la preparación de un colgajo.
  3. El material de injerto se coloca suavemente dentro del lecho a injertar en contacto con el hueso remanente y se estabiliza con una membrana protectora.
  4. Se realiza el cierre primario mediante sutura; los puntos de reabsorben o serán retirados por el dentista entre 7 o 10 días.
  5. Deben transcurrir entre 3 y 6 meses para la cicatrización.

 

¿De donde procede el hueso injertado?

Durante muchos años el hueso necesario para esta intervención tenia que tomarse de otra región mandibular o del cuerpo del paciente hecho que implicaba una cirugía adicional. Hoy en día, se pueden utilizar materiales de injerto como los aloinjertos PUROS ® en lugar de su propio tejido, de manera que no es necesaria una cirugía adicional. Durante el proceso de cicatrización, el material injertado actúa como una matriz que será sustituida por el hueso nuevo propio del paciente.

 

¿Qué son los Aloinjertos Puros?

Son materiales de injerto óseo procedentes de donante humano que ha sido refinado mediante el proceso patentado de esterilización de varios pasos Tutoplast. Este proceso asegura el mas alto nivel de seguridad y calidad con un mínimo riesgo de trasmisión de enfermedades. El resultado es un material de injerto seguro y biocompatible. Estos tejidos se han usado con seguridad en más de 3.000.000 de intervenciones durante mas de 35 años.

 

¿Cómo puedo reducir el riesgo de perdida de hueso en el futuro?

Se puede reducir sustituyendo rápidamente los dientes perdidos, antes de que se produzca una perdida importante. Si no es candidato a recibir implantes dentales en el momento de perder los dientes, su dentista puede recomendarle una intervención para la conservación de la cresta con el fin de mantener el hueso en esa zona hasta que puedan colocarse los implantes.