IMPLANTOLOGÍA ORAL

¿Qué son los implantes dentales?

Los implantes dentales son raíces artificiales sobre las que se realizan prótesis dentales. Como tratamiento, supone una alternativa estética y segura, probada clínicamente, a las coronas, puentes y dentaduras postizas tradicionales. Las restauraciones con implantes ofrecen un aspecto similar y dan una sensación mas parecida a los de los dientes naturales, permitiendo altos niveles de comodidad, seguridad y confianza respecto a tratamientos tradicionales. Durante mas de dos décadas, los implantes dentales han ayudado a proporcionar calidad de vida a pacientes con necesidades de restauración.

¿Cómo funcionan los implantes dentales?

Un implante dental es una pequeña fijación de titanio que se inserta en la mandíbula o en el maxilar para ocupar el lugar de la raíz del diente o dientes ausentes. Después de la integración ósea (cuando el hueso ha cicatrizado alrededor del implante), se puede colocar a prótesis (dientes artificiales) sobre los implantes. El aspecto, sensación y comportamiento del nuevo diente es muy similar a la de los dientes naturales.

Es importante saber que un implante dental no es mas que una raíz artificial por lo que permiten masticar, sonreír y hablar con la misma seguridad que da un diente natural.

¿Cuáles son las ventajas?

La armonía de los dientes es primordial en el aspecto físico y esencial en una buena imagen colaborando en una mejor autoestima para la persona.
La elección de los implantes dentales como opción de tratamiento puede ofrecerle diversas ventajas importantes tales como:

Es importante saber que un implante dental no es mas que una raíz artificial por lo que permiten masticar, sonreír y hablar con la misma seguridad que da un diente natural.

La ausencia de dientes se suele acompañar de una pérdida progresiva de hueso maxilar o de la mandíbula, cambiando la forma del rostro, lo que hace que se vea prematuramente envejecido. La colocación de implantes ayuda a frenar esa pérdida y facilita el mantenimiento de su anatomía facial.

En el desdentado parcial, la realización de prótesis sobre implantes permite reponer los dientes ausentes sin necesidad de desgastar los dientes vecinos, como en el caso de las coronas (fundas) y puentes tradicionales.

Los implantes dentales firmemente anclados no se deslizan ni se mueven. Esto elimina algunos de los principales problemas de las dentaduras postizas incluidos los de adaptación deficiente, irritación de encías y dolor producido. El resultado es un confort, fiabilidad y ausencia de situaciones embarazosas.

¿Cómo es el proceso?

Este proceso conlleva varias etapas que tienen lugar a lo largo de un periodo que en promedio es de 3 a 5 meses, el proceso tradicional incluye las siguientes etapas:

  • Consulta previa al tratamiento: después de una cuidadosa evaluación de su historial dental y medica, el cirujano dentista responsable de su tratamiento determina si es un buen candidato para implantes dentales, si lo es, se realiza una minuciosa planificación de su caso.
  • Colocación inicial de los implantes: el cirujano coloca él o los implantes según la planificación realizada, en un procedimiento quirúrgico que se realiza bajo anestesia local. Esta “raíz artificial” es de titanio, biomaterial por excelencia debido a su alta compatibilidad con el organismo humano.
    A lo largo de los meses, el hueso cicatriza con esta “raíz” fijándose firmemente.

  • Colocación del diente sobre el implante: durante esta fase, el dentista fijará, sin dolor, un pilar protésico al implante. Se tomará una impresión para la posterior creación de un diente de sustitución artificial para conseguir una restauración natural.

 

  • Mantenimiento correcto del implante: el dentista le enseñará una rutina regular de higiene oral cuidadosa junto con revisiones periódicas, los implantes tendrán un comportamiento adecuado funcionando y entregando una sensación igualmente satisfactoria durante muchos años.